Seguramente en algún artículo, anuncio o texto en general, te has topado con esta particular palabra. Pero, ¿qué significa y para qué nos sirve realmente? Es muy sencillo y aquí te lo explicamos.

La empresa y su entorno

En una era donde todas las audiencias tienen gran facilidad para comunicarse y acceso a la información, es vital comprender cómo se deben manejar y fomentar las relaciones con todos los grupos de interés o stakeholders, palabra popularizada en el siglo pasado para referirse a todas los afectados por las operaciones de una empresa.
Este término incluye a todos estos grupos de interés y va desde los públicos internos, como los empleados y las juntas directivas, hasta los externos, como los proveedores, clientes, los consumidores finales y hasta la competencia e incluso a las organizaciones cuyos intereses puedan ser antagónicos a los nuestros.

Éxito y reputación

La importancia de las relaciones con los stakeholders, o grupos de interés, radica en las injerencias que pueden llegar a tener en las operaciones de tu empresa, la reputación y lo más importante el crecimiento y éxito económico. Tu objetivo siempre debe ser tener la mayor cantidad de aliados para alcanzar las metas de tu negocio.
En respuesta al crecimiento del rol de las empresas en la sociedad, cada vez más miembros o representantes de distintos grupos sociales afectados por el cambio, exigen estar informados, ser consultados y participar en las decisiones corporativas.

De manera que, si aún no has logrado descubrir, o bien, entablar una relación estrecha con tus stakeholders, es momento de explorar y acercarte a ellos. Los beneficios y oportunidades derivados de la comunicación que realices con estos, facilitarán el flujo de trabajo de tu empresa y permitirá realizar la gestión de actividades de una manera más organizada, rápida y directa para lograr los objetivos que plantees.