Las relaciones públicas han existido desde hace muchos siglos en todas las grandes civilizaciones, si se comprenden como un arte de persuasión a través de distintas estrategias. Los griegos, por ejemplo, con frecuencia elegían a sus representantes con base en sus habilidades de oratoria y comunicación.

Frase Seitel, uno de los principales referentes de las Relaciones Públicas en los Estados Unidos, las describe como una de las disciplinas profesionales más jóvenes, que inician apenas en el siglo XX.

Evolución de las relaciones públicas

De acuerdo a Seitel, la profesionalización de la carrera, llegó cuando se reunieron cuatro elementos principales en la sociedad:

  1. El crecimiento de las instituciones y su conciencia de ser responsables ante el público.
  2. Los crecientes cambios y confrontaciones entre grupos de interés de la sociedad.
  3. La mayor concienciación de las personas debido a la expansión de la tecnología, que facilita la comunicación.
  4. El crecimiento de Internet y de la World Wide Web.

En las últimas décadas del siglo XX, la importancia de las relaciones públicas fue aumentando conforme las grandes empresas y gobiernos se hicieron conscientes de sus relaciones ante las comunidades. La reputación comienza a ser una prioridad, un activo valioso que no solamente debe ser protegido, sino trabajado y fomentado.

Pero es el último punto el que me parece que ha revolucionado más el mundo de las relaciones públicas en los últimos años; la explosión del internet, ha hecho que el “PR” se convierta en prioridad en la gran mayoría de empresas, instituciones y entes públicos.

Redes sociales y RP

Las acciones de todos los agentes de la sociedad nunca antes estuvieron a la merced del escrutinio público con tanta facilidad y rapidez. Las redes sociales se han convertido en un arma poderosa para las personas, porque les permite tener una gran voz y difusión, una comunicación bidireccional, de tú a tú con grandes corporaciones, y que atrae también a los medios de comunicación. Una noticia se viraliza por todo el mundo en cuestión de horas.

Las relaciones públicas estratégicas son decisivas para proteger la imagen, cuya construcción es constante pero debe ser resguardada en todo momento, ya que también es muy frágil.
Chester Burger, una leyenda de las relaciones públicas, decía: “La mejor campaña de relaciones públicas del mundo no puede lograr la confianza si la realidad la destruye. La realidad limita lo que las relaciones públicas pueden conseguir”.

Es precisamente esto lo que creo que hace tan fuerte el impacto de las redes sociales, porque permiten ver una situación desde varias perspectivas, de todos los involucrados. Las relaciones públicas existen para potencializar y fomentar a nivel de comunicación, los vínculos entre los diferentes actores de la sociedad, pero no deben forzar en la opinión pública una imagen distorsionada o falsa de la realidad.

Por ello, las relaciones públicas se han convertido en una serie de acciones integrales que deben formar parte de los ejes de comunicación de las empresas que aporten y construyan a su imagen y reputación y así asegurar el éxito de sus marcas y productos.

#InterjetEncuentraaMika

El 29 de noviembre pasado, la aerolínea Interjet extravió en el aeropuerto de la ciudad de México al perro de una pasajera, Pamela Álvarez, que viajaba hacia Houston. El vídeo donde la joven denuncia que la aerolínea sabía que había extraviado a su perro desde antes que el avión despegara en México, pero que ella no fue notificada sino hasta su arribo a los Estados Unidos, tiene más 8.7 millones de reproducciones y casi 180 mil compartidos en Facebook.

La presión que los usuarios realizaron a Interjet con avalanchas de comentarios en todas sus publicaciones con el hashtag #InterjetEncuentraAMika, prácticamente obligaron a la empresa a volcarse en busca del perro, que fue encontrado dos días después.