… Y… ¿qué digo?

Esto es lo primero que viene a la mente al momento que nos dicen: “tú darás el discurso del evento”. Aunque es obvio que lo que se intenta comunicar, es la información sobre la actividad a la que se está asistiendo, todos entramos en pánico al saber que estarás frente a un público viéndote y prestando atención a tus palabras.

Un discurso se puede definir como un mensaje que se pronuncia públicamente con el fin de exponer o transmitir cierta información y por lo general, convencer al público.

Por ello, te damos 5 sencillos tips para poder brindar un buen discurso frente a la audiencia. 

Qué decir

Lo principal es elaborar una lluvia de ideas o esquema sobre la información más importante para transmitir, pues aunque no lo quieras aceptar, no todo relevante para el público. Lo primero es seleccionar los temas primordiales que contesten a las preguntas: QUÉ, CÓMO, POR QUÉ CUÁNDO, DÓNDE.

Cómo decirlo

Es importante ser directo y utilizar un lenguaje sencillo, para que la audiencia comprenda el mensaje, se debe procurar no manejar palabras técnicas o rebuscadas. Esto también incluye tu lenguaje corporal, mantener una buena postura es un factor clave para que el discurso sea una emisión de mensaje integral. Puedes utilizar las manos como apoyo, sin caer en que éstas sean una distracción. Asimismo, si es un discurso extenso, puedes recorrer unos pasos del escenario de forma pausada, esto te mantendrá en calma.

Haz contacto visual

Esto es algo que la mayoría evita, sin embargo, es recomendable enfrentar y hacer contacto visual con diferentes personas atentas a tu discurso, esto hará que te sientas en confianza y que tus mensajes transcurran con fluidez. Si estás pendiente de lo que sucede alrededor del público, solamente lograrás distraerte. Sin embargo, ten cuidado de no fijarte en una única persona, porque los demás asistentes percibirán que estás hablando solamente con él/ella.

Practica el mensaje

Antes que inicie la actividad para la que estás preparando tu discurso, es importante haberlo practicado con anticipación. Y si bien no lo dices textual, puedes improvisar y esto le dará naturalidad a tu declaración ¡Ojo! no te lo aprendas de memoria, pues es muy evidente y solo se escuchará como que lo estuvieras leyendo y corres el riesgo a que se te olvide por completo.

Cuida tu tono de voz

Un tono de voz moderado es agradable al oído del espectador. Lo recomendable es mantener un nivel medio, tal como haces en una conversación regular, debido a que la mayoría de veces en una conferencia o actividad, tienes el apoyo de un micrófono.  Sin embargo, si tienes un tono de voz bajo, debes elevarlo sin caer en los gritos. Por el contrario, si tienes un nivel muy alto, el micrófono preferiblemente debe ir un poco más separado de tu cuerpo.

 

Lo más valioso para una situación frente al público en donde brindarás un discurso es, disfrutar y relajarte, pues esto se reflejará en ti y tu audiencia podrá sentirse también de esta manera …